lunes, 26 de noviembre de 2012

Tom Lyle y Michael Broussard en Expocomic 2012

Nota de prensa de Expocomic  anunciando la incorporación de dos autores más al salón, Tom Lyle y Michael Broussard. 
Tras superar los inconvenientes derivados de su inesperado cambio de ubicación, el XV Salón Internacional del Tebeo de Madrid – Expocómic 2012 adorna su estupendo plantel de artistas invitados con la asistencia de Tom Lyle y Michael Broussard. El primero es un viejo conocido de los aficionados, el segundo va camino de convertirse en uno de los grandes nombres del futuro, consideración que se está granjeando ya en un presente imparable. Una pareja que subraya la búsqueda del equilibrio del evento madrileño entre la combinación de firmas de renombre internacional y la apuesta de la organización por sostener y defender el producto nacional. Y es que la viñeta no sabe de fronteras. 


Tom Lyle (Jacksonville, 1953). Nuestra penúltima incorporación norteamericana en esta edición alcanzó notoriedad por primera vez a finales de la década de los 80 a los lápices de “Starman”, colaborando con el guionista Roger Stern. La calidad de su trabajo le posibilitó el salto a “Robin”, junto a Chuck Dixon, en una serie limitada que gozó de gran éxito afianzando la consideración de Lyle como un talento de referencia. Como tantos compañeros de profesión, ha combinado su labor en DC y Marvel; para la casa de las ideas prestó su estilo a uno de los emblemas de la editorial, “Spider-Man”, con Howard Mackie, y “El castigador”, en compañía de John Ostrander. 

Michael Broussard (Los Ángeles, 1980). Y ahora sí, nuestra última incorporación norteamericana es un auténtico filón para el noveno arte del futuro. Pese a su juventud, Broussard tiene ya una dilatada experiencia sobre sus espaldas, tras casi una década trabajando para la editorial Top Cow. Debutó en Marvel con la serie “Civil War: La iniciativa” (2007) –para quien ha dibujado los volúmenes de “El increíble Hulk: Héroes rotos” (2011-2012)–, pero la popularidad le llegó desde “Artifacts” y, especialmente, gracias a su talento para meter el miedo en el cuerpo a los lectores con “The darkness” y “Witchblade”. Quien no conozca a este chico todavía, que tome nota.