lunes, 28 de diciembre de 2015

"C.A.U. El azote del terror" por Benjamin Marra

Según reza la publicidad inserta en el interior, "Nuestros comics contienen acción adrenalítica de alto voltaje, dramas intensos y unas gotitas de erotismo". Y esto es lo que encontraréis (y mucho más) en "C.A.U. El azote del terror" de Benjamin Marra,  que publica Autsaider Comics en España, publicado en USA por Traditional Comics a través de Fantagraphics. La trama se centra en un cuerpo de agentes supersecretos creados por el gobierno de Estados Unidos tras los atentados del 11-S. Estos agentes actuan con total independencia y licencia para matar con tal de conseguir sus objetivos, y uno de ellos lleva el nombre en clave de C.A.U. (Comando Antiterrorista Especial), una auténtica máquina de matar, frío y sin escrúpulos. Se enfrenta a los terroristas que atacan la nación americana desde sus raíces, los señores de la droga, en diferentes escenarios de todo el mundo. Pero los terroristas están infiltrados en los diversos estamentos de la nación, incluyendo agentes dobles y controlando hasta Internet.
La historia que Benjamin Marra ha creado es una experiencia bizarra, con el mundo de la subcultura de los 80 en mente. Las películas de acción de Chuck Norris, los comics de "Punisher" y videojuegos como "Street Fighter" están presentes en esta obra. El propio agente es un tipo duro que se enfrenta a todos sus adversarios saliendo airoso del trance, realizando piruetas imposibles y armado hasta los dientes. Marra añade unas gotas de erotismo, con el personaje principal manteniendo sexo con mujeres y hombres, tras un rostro impasible. En cuanto al dibujo es rígido y muy envarado ,con muchas carencias en cuanto a la anatomía. Toma en su estilo como referente a Paul Gulacy, pero la narrativa es bastante ingenua pasando de la acción al sexo todo ello narrado con humor que ahí es donde reside su encanto, así como redunda el diálogo en los bocadillos con la escena que se esté representando. El color usa los cuatro colores básicos lo que le da un aire retro, en una historia sin pretensiones con la que podrás disfrutar un rato.