jueves, 14 de abril de 2016

"Batman nº 48" por varios autores

Tras el interludio del mes anterior en la saga "Superpesado", se retoma la historia en este "Batman nº 48" publicado por ECC en España, conteniendo los Batman #45 y Detective Comics #44 USA. La situación en que dejamos a Batman en el número 46 cuando se enfrentó a los Cerdos del Diablo no era muy esperanzadora, pero aqui vemos el desenlace del que sale mediante su ingenio y un poco de ayuda exterior de su equipo. Mientras tanto, Bruce Wayne y Julie Madison deciden darle una utilidad para la sociedad a los restos de la batcueva tras el ataque del Joker en Gotham. Por otra parte, Geri Powers le hace una propuesta a Gordon que no está dispuesto a aceptar, pero en la presentación del bat-robot a los poderes de Gotham se desencadena un ataque de Mr. Bloom. En una breve escena Daryl, el ayudante del bat-robot junto a Julia Pennyworth, recibe la visita de Duke quien le entrega una semilla de Mr. Bloom para analizarla. En este número Scott Snyder intenta eliminar el pasado de Bruce Wayne como Batman, al deshacerse de los elementos decorativos de la batcueva, lo que no sabemos es qué dirección tomará y si Gordon estará mucho más tiempo desempeñando su papel como Batman. Por parte de Greg Capullo demuestra su buen hacer habitual, con escenas de acción y otras más pausadas bien resueltas.
En el número de Detective Comics finaliza la historia de Bullock, Montoya y Yip cuando vemos cómo esta última mantiene un encuentro con Stefano Falcone que demostraría que es una poli corrupta, mientras Batman se enfrenta a una versión robótica gigante del Joker. La trama del circo trae de vuelta a los asesinos de La Morte, quienes van a atentar contra los asistentes a la función, pero en realidad el objetivo es otro, fruto de un plan de Falcone. Por fin se esclarecen los motivos de Montoya para sospechar de Yip, pero en un giro argumental digno de serie de agentes dobles, todos los cabos quedan bien atados, ya que es el último número que vemos del tandem Buccellato-Manapul, aunque resulta un poco precipitado. El dibujo de Fernando Blanco cumple con su cometido, especialmente en las escenas en que aparecen los detectives, y algo menos en las luchas de los robots.