viernes, 22 de julio de 2016

"Neverwhere" de Neil Gaiman por Carey y Fabry

La novela de Neil Gaiman "Neverwhere" fue adaptada al comic en el sello Vertigo por Mike Carey y Glenn Fabry, y ECC publica este volumen con los números de Neverwhere #1-9 USA. El protagonista es Richard Mayhew, un empleado de cuentas en una empresa, un tipo gris, que de camino a una cena con su novia y el jefe de ésta, encuentra a una jóven herida que le pide ayuda. Richard la lleva a su apartamento oponiéndose a su novia y cuando la chica herida despierta, pregunta si está en Londres de arriba, causando extrañeza en Richard. Se presenta como Puerta de la casa Pórtico, justo en el instante en que dos personajes llamados Sr. Croup y Sr. Vandemar entran en el apartamento preguntando por ella. Al no localizarla se marchan, sin antes decirle a Richard que le conviene decirles dónde se halla. Más tarde, Puerta le encarga a Richard que vaya en busca de una persona que la escoltará hasta su casa, para evitar que Croup y Vandemar la asesinen, conociendo al marqués de Carabás que le conducirá a través de las alcantarillas a un Londres subterráneo del que desconocía su existencia. Una vez allí buscarán a quien ordenó la muerte de la familia de Puerta, ya que Croup y Vandemar han sido la mano ejecutora. Richard se unirá a Puerta y de Carabás para encontrar al culpable y vengarse en un viaje peligroso que los conducirá por el Londres de abajo.
El texto de Neil Gaiman para "Neverwhere" se convierte en una lectura absorbente en esta adaptación de Mike Carey, con un sentido de la aventura extraordinario que te hace pasar las páginas con avidez lectora y no parar hasta el final, como me ha sucedido. El propio Gaiman actúa como consultor, mientras que Carey realiza un buen trabajo contando el relato en tercera persona a través de Richard. En "Neverwhere" hay aventura como hemos dicho antes, pero también acción, misterio y algo de romance. Para visualizar la ciudad subterránea se ha contado con Glenn Fabry, que realiza un trabajo excelente, detallando ese mundo fantástico bajo las calles de Londres, retazos de la ciudad que se perdieron en el tiempo, de ahí la diversidad de vestuario y personajes extraños que surgen de los lápices de Fabry, coloreados por Tanya y Richard Horie con acierto.