lunes, 25 de julio de 2016

"Vencedor y vencido" por Sento

Con este tercer volúmen titulado "Vencedor y vencido" llega a su fin la historia del doctor Uriel cerrando la trilogía comenzada con "Un médico novato", basada en su libro "No se fusila en domingo" que Sento ha trasladado al comic. Tras el bombardeo de Belchite (que vimos en el segundo volúmen "Atrapado en Belchite"), Pablo Uriel vuelve a ser prisionero de los republicanos escapando de milagro de los fusilamientos. Es trasladado a Valencia donde ingresará en el Monasterio de El Puig, convertido en prisión y en la que las condiciones de habitabilidad son pésimas, además de tener que enfrentarse a diversas enfermedades por falta de higiene. Con el cambio de director de la prisión logran unas mejores condiciones, pero los trabajos a que son sometidos los presos incluso los heridos, hacen enfrentar a Uriel con el comandante a cargo de los trabajos. Por suerte, el final de la guerra está próximo y se acabará el sufrimiento que Pablo ha llevado sobre sus espaldas, con un final que deja la puerta abierta a la esperanza. 
En esta tercera entrega, Sento pone punto final al periplo de Pablo Uriel durante la Guerra Civil española, logrando su objetivo principal de contar esta historia que se desarrolla en un determinado espacio de tiempo. Uriel regresa a una prisión, pero aquí las condiciones de vida son extremas, rodeados de suciedad por todas partes, donde la única forma en que halla alivio es en algunas personas a las que conoce en la cárcel. Uriel es una persona de una gran humanidad que se ve envuelto en el conflicto bélico sin esperarlo, y por una serie de casualidades logra sobrevivir a la guerra. La narración es fluida, con diálogos en que se traduce una conversación en francés mediante cajetines de texto, y algunas páginas sin diálogos, sólo con textos de apoyo como una voz en off. El trazo de Sento es ligero, pero pleno de detalle y el uso del color va pasando de un gris a tonalidades verdes, aparte de los uniformes y paisajes. Como hemos dicho, el final abierto puede traernos nuevas historias de Pablo Uriel una vez finalizada la contienda,  situándose en la dictadura franquista que daría mucho juego. Se completa el tomo con unas páginas en las que se muestran varios documentos de Uriel que guarda su familia y que han servido como documentación para narrar la historia.