miércoles, 28 de septiembre de 2016

"El regreso del Caballero Oscuro: La última cruzada" por Miller, Azzarello y Romita Jr.

Aparece en las librerías este número especial titulado "El regreso del Caballero Oscuro: La última cruzada" orientado como precuela a "The Dark Knight Returns", publicado por ECC en España con The Dark Knight Returns: The Last Crusade USA. Situada en el tiempo diez años antes de los acontecimientos de "El regreso del Señor de la Noche", Batman y Robin (en este caso Jason Todd), capturan al Joker para ser recluído en el Asilo Arkham. Los medios de comunicación ofrecen imágenes de la captura y se cuestionan el que un niño pueda luchar contra el crimen, perdiendo su inocencia. Esto afecta a Batman, preocupado por los comentarios de la prensa sobre Robin, ya que él conoce sus métodos de combate y observa una furia desmedida en sus acciones. Bruce también se muestra cansado pensando en abandonar su carrera como Batman. Mientras tanto, varios de los hombres más ricos de Gotham cometen actos que no son propios de su carácter, investigando Batman pero también involucrando a Bruce Wayne ya que uno de ellos era amigo suyo. Por parte del Joker, se convierte en el centro de atención de Arkham, preparando lo que será su próxima fuga y el desenlace que traerá consecuencias para Batman y Robin.

La historia de Frank Miller aunque se centre en Robin, tiene como protagonista principal a Batman, mostrando su deseo de retirarse como encapuchado pero también muestra su inseguridad ya que no puede dejar a Robin como sucesor. El cansancio hará mella en él y lo pondrá al borde de la muerte en alguna que otra ocasión, pero Jason no está preparado para sustituirlo. Aqui se nota más la mano de Miller con esos textos introspectivos, aunque Azzarello haya echado un cable aportando esa atmósfera oscura de la que siempre hace gala y un buen ritmo narrativo. Lo cierto es que en 60 páginas no pueden extenderse mucho, de lo que resulta un final un tanto abrupto. El dibujo de John Romita Jr. se muestra más suavizado de lo que nos tiene acostumbrados, gracias a las tintas y color de Peter Steigerwald, que sabe disimular los trazos cuadriculados de Romita Jr. 
En resumen, una historia que aporta poco a "The Dark Knight Returns" pero que está bien contada y sirve para una lectura rápida, aprovechando el parón de "DK III" este mes.