viernes, 16 de septiembre de 2016

Mariscal inaugura exposición "Apuntes" en Pepita Lumier

La galería Pepita Lumier inaugura hoy su nueva temporada con un plato fuerte, la exposición de Javier Mariscal "Apuntes. Bocetos de una peli de Garriris", un proyecto personal del artista. Durante la rueda de prensa celebrada ayer en la galería, Mariscal estuvo acompañado por Cristina Chumillas y Lucía Vilar, responsables de Pepita Lumier, hablando de la exposición y la película. Mariscal lleva sesenta años dibujando, actualmente tiene 66 y desde sus comienzos se le ha ninguneado; los únicos que han mostrado interés por él han sido los dibujantes, y en su DNI figura como dibujante. Sobre Pepita Lumier comentó que está encantado de estar en un espacio como este, ya que mostraron interés por hacer una exposición suya. Crea sus dibujos mediante descargas eléctricas que van a sus manos, y el ordenador es una herramienta más. Le gusta ser dibujante por la comunicación que se establece, de alguna manera es una salsa que hace que nos podamos entender mejor. Esta exposición es digital, dibujada con la Wacom y con el Photoshop añade capas. Vende estos originales en la galería cuidando el papel que es ecológico y las tintas pigmentadas, de mucha calidad, con una duración de 200 años. Bromeando dijo que si alguien observa que el print pierde color en unos 160 años, que se lo comunique. 

Otros dibujos en soporte de metacrilato mantienen la obra, aunque sus tiradas son solo de 10 ejemplares. Hay algunas prints que tienen 48 o 76 tintas diferentes, gracias a la tecnología que le va ayudando. Ha sufrido mucho ese proceso de incomprensión cuando alguien le pregunta el precio de sus originales, y por eso ha podido sacar esta colección a buen precio, los más baratos valen 95 euros y los más caros de metacrilato 900 euros. Pensó que estaría bien para la exposición traer un proyecto personal como "Garrriris", que van vestidos a diferencia de sus personajes originales, más sintéticos. El proyecto de "Garriris" cuenta la historia de dos chavales que en los años 70 son bastante hippies, salen de Barcelona y llegan a Formentera donde quieren vivir la libertad, y tomar esas drogas que te hacen experimentar sensaciones, y como empiezan a tocar una guitarra eléctrica con pedales, las fiestas en la playa, las experiencias sexuales, los buenos y malos rollos. Todos estos bocetos pensaba que eran un buen tema para la película, a la que aún le quedan unos años para verse. Ahora abre una tienda, Mariscal Store, ya que hay gente que le escribe para comprar originales y no disponen de muchos medios económicos, y ahora con la tecnología puede ofrecer productos de calidad. Tras la rueda de prensa contemplamos la exposición, de la que os ofrecemos algunas imágenes.

Piker a lo Bob Dylan y Bertha

Lola y Julián

Fermín tripeando y Piker Lennon

Chavi

Lola y Julián at night

El 850 Coupé

Keith

Formentera