viernes, 23 de diciembre de 2016

"Esperaré siempre tu regreso" presentado en Futurama

La novela gráfica "Esperaré siempre tu regreso" se presentó ayer tarde en la librería Futurama de Valencia, contando con su autor, Jordi Peidró, el editor Pablo Herranz y Sento Llobell que hizo la presentación. Sento comenzó hablando de Peidró, que es un gran viajero, novelista con "La herencia del mar", director artístico en parques temáticos y dibujante, la prueba de ello es este comic de 200 páginas, un trabajo bastante arduo. Inaugura la colección Memoria Gráfica de novelas gráficas en Desfiladero Ediciones, con Pablo Herranz al frente, también en Xiulit. El título del comic responde a una canción francesa de 1938 y a lo que es la historia del miliciano Paco Aura, que un día salió de casa y le costó 17 años regresar. Cuando Sento leyó el comic, no se le quita de la cabeza que esto es La Odisea, como hizo Ulises pasando pruebas para volver a casa. La manera de resolverlo le parece muy acertada tanto en el texto como las imágenes. Es un tema difícil de leer por el sufrimiento pero hay una implicación emocional en libros de este tema. Es la historia de un superviviente que se comprometió a dejar testimonio de lo que pasó, gente que no puede olvidarlo, que deja huella durante toda tu vida. Jordi Peidró comenta que la estructura del comic la compone en base a los recuerdos de Paco Aura en documentales o entrevistas, y conversaciones con él para hacer una historia lineal, rellenando los huecos con infomación externa. Hay flashbacks ya que el protagonista sigue vivo, y hay cosas del campo de concentración de Mauthausen de las que se enteró más tarde, en un encuentro con otros supervivientes. 

El guión lo ha ido construyendo a pesar de tener la idea clara, pues se añaden otras informaciones y ha tenido que dejar otras cosas fuera centrándose en la historia de Paco. Durante los tres años que ha estado trabajando en el comic se ha dado cuenta que los políticos de ahora repiten consignas de hace 30 años, por lo que no se ha avanzado nada. No ha visitado Mauthausen porque hubiera sido más trabajo y tiempo. Las expresiones faciales las ha sacado de fotografías y en su dibujo busca la expresividad, trasladándolo a su vocabulario, o planos que ha visto en películas. Paco Aura estuvo 4 años en Mauthausen y lo liberaron los americanos, ya que de España no enviaron a nadie, Serrano Suñer los abandonó a su suerte. Los franceses se hicieron cargo de ellos, viviendo Paco unos años en el sur de Francia. Peidró comentó que las primeras páginas las hizo con acuarela pero eran muy livianas y el resto con ordenador, más agresivo. Pablo Herranz añadió que los lectores se ponen en el lugar del personaje y no hubieran resistido todas esas penalidades. Según Peidró, al final nos acostumbramos a todo y Paco Aura dice que tuvo suerte aunque piensa que está hecho de una pasta especial. Tras la charla se dio paso a la sesión de firmas correspondiente.