viernes, 10 de marzo de 2017

Daniel Torres inaugura la exposición "La casa" en el IVAM

La exposición "La casa. Crónica de una conquista" de Daniel Torres se inauguró ayer tarde en el IVAM, con la presencia del autor, el director del museo José Miguel García Cortés y el comisario de la exposición Álvaro Pons. Previamente a la inauguración tuvo lugar una charla entre Daniel Torres y Álvaro Pons, con García Cortés diciendo unas palabras introductorias sobre el comic, al que el IVAM había dado la espalda y han querido remediarlo con la anterior exposición "Valencia Línea Clara" y ahora con "La casa" de Daniel Torres, además de un fondo de fanzines donado por Pons de su colección particular y originales de Daniel Torres cedidos al IVAM por espacio de cuatro años. 

Álvaro Pons recordó que se cumplen 100 años del nacimiento de TBO y justamente se inaugura la exposición "La casa", recordando los primeros trabajos de Daniel Torres como "Tritón" con el personaje de Roco Vargas, multitud de historietas y hasta ha dibujado a "Spirit" con guión de Alan Moore, y hace nueve años decidió arriesgar y realizar "La casa". Torres comentó que después de 30 años de carrera, quería hacer como el proyecto de fin de curso. Meses antes de la caída de Lehman Brothers que dio lugar a la crisis económica actual, su editor le propuso hacer una obra en la que el protagonista fuera la arquitectura (que a Torres le apasiona), como una reflexión de que los jóvenes no dan valor al lugar donde viven. 

Empezó a buscar documentación y en las librerías no hay nada sobre dónde ha vivido el ser humano en 3.000 años, y menos en narración gráfica. El proyecto se convirtió en un monstruo gigantesco, le dijo a su editor que necesitaba espacio histórico y empezó siendo una historia en 12 tomos de 48 páginas. Se convirtió por temas de producción en 6 tomos, luego en 3 y finalmente en uno de 600 páginas y 26 capítulos. 

Se centra en unos temas que están clarísimos y otros que van surgiendo por cosas que desconocía. Una de las primeras cosas que decide es fechar los capítulos sin hacer referencia a personajes históricos, excepto dos casos que son la guillotina y la bomba atómica, dijo para no desvelar nada más. Quiere contar la historia del pueblo, donde vivían esas personas, el lugar que habitan. 

Pons comenta que en cada capítulo reinventa nuevos personajes, y cada uno es distinto del anterior empleando técnicas narrativas y gráficas diferentes. El protagonista es la casa, la arquitectura es un personaje más. 

Daniel Torres dice que su tesis es que esa arquitectura influye en los personajes como estos influyen en la arquitectura. A través del cambio de escenario cambian los personajes. Los cambios gráficos afectan al capítulo 19, que es un comic con la historia del freno de emergencia de los ascensores inventado por Otis y coincide con el estilo de las tiras de prensa. Aparece el hogar como sitio de refugio, y surge en la Holanda del siglo XVII por primera vez su concepto. El ama de casa holandesa inventa el concepto de hogar, su familia no sería su familia sin la casa, que se convierte en un objeto querido donde la gente se siente a gusto. 

Según Pons, los avances tecnológicos son una constante en todos los capítulos de "La casa", y es como un catálogo de todo lo que se puede hacer con el comic. Daniel Torres explica que se puede abordar cualquier tema con la narración gráfica, incluso el capítulo de los mineros lo dibujó con lápiz carbón. Quiere que el lector no sea espectador, que se meta dentro de la historia. Todo lo que se ve en la exposición es el proceso creativo, comentó Pons, a través de los bocetos que no son estrictamente un guión. 

Torres comentó que para no aburrirse cambia, requiere un planteamiento distinto cada obra. Se han quedado fuera construcciones como el iglú o el tipi indio porque si no hubiera salido un libro de 1000 páginas. Por último, Torres dijo que a veces vale la pena correr el riesgo y ver reflejada tu obra en las paredes de un museo. Tras la charla, se inauguró la exposición de manera oficial en la que se pueden contemplar los originales de los capítulos 19 y 21, además de un libro de bocetos y reproducciones del mismo.