miércoles, 8 de junio de 2016

Los orígenes del Manga en el XXII Salón del Manga

Nota de prensa de Ficomic anunciando exposición sobre los orígenes del Manga en el XXII Salón del Manga de Barcelona.
El manga, tal y como lo conocemos hoy, se debe en buena parte a la obra de Osamu Tezuka publicada justo después de la Segunda Guerra Mundial. Pero el gran maestro del manga no partió en absoluto de cero. Cabe destacar que, desde principios del siglo XX, empezaron a aparecer en Japón historietistas como Rakuten Kitazawa que cultivaban la tira cómica, la caricatura y otras formas de expresión artística que mezclaban imágenes y texto. Ninguna forma artística ha salido de la nada, y aunque no podemos hablar propiamente de manga hasta el siglo XX, lo cierto es que en la tradición artística japonesa encontramos un poso de imágenes y creaciones que de alguna manera han influido en el devenir de la historieta japonesa.

El XXII Salón del Manga de Barcelona, que tendrá lugar del 29 de octubre al 1 de noviembre en Fira Barcelona Montjuïc, producirá la exposición Los orígenes del manga. La muestra explorará más de mil años de historia artística japonesa, enseñando aquellas obras que podrían llegar a considerarse los ancestros del manga. Allí tenemos las irreverentes caricaturas descubiertas en el reverso de las tablas del techo del templo Hōryūji de finales del siglo VII y los rollos ilustrados llamados emakimono del siglo XII. Éstos eran una banda de papel que podía medir hasta quince metros de largo que iba enrollada alrededor de un palo, que permitía una visión múltiple de una escena. Los emakimono estaban destinados a la aristocracia o a la élite religiosa. Hay una obra que destaca conocida como chōjū-jinbutsu-giga o Rollo de las aves y los animales, que retrata con ironía y sarcasmo la buena vida que se daban los monjes a través de animales antropomórficos. Ya en el siglo XIX, la obra ilustrada de Kawanabe Kyôsai La procesión nocturna de los cien demonios iba a tener una gran influencia en un autor tan trascendente del siglo XX como Shigeru Mizuki, conocido por sus sobrecogedores mangas sobre los yōkai, nombre con el que son conocidos los fantasmas en la cultura japonesa.

Japón tiene una larga y rica tradición pictórica y del grabado, donde hay un lugar destacado para la caricatura, la exageración, la fantasía, la parodia, y tantos otros elementos que luego se han plasmado en los mangas que leemos hoy en día.